Una nueva enfermedad amenaza a las tortugas marinas


Una nueva enfermedad amenaza a las tortugas marinas

Medio ambiente

Agosto 02, 2019 14:10 hrs.
Medio ambiente Nacional › México Ciudad de México
AGENCIAS › Voces del Campo

Un hongo del género ‘Fusarium’ afecta a embriones de las siete especies de tortugas marinas. Las enfermedades emergentes son unas de las principales causas de pérdida de biodiversidad, y su efecto se ve aumentado por la globalización, la dispersión de especies invasoras portadoras de patógenos, y por el cambio climático.

Ahora, un estudio internacional liderado por investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha descrito una nueva enfermedad emergente causada por un hongo que afecta a embriones de tortugas marinas. Los resultados se publican en la revista PLOS Pathogens.

Tortugas marinas

’La descripción de esta enfermedad emergente en tortugas marinas (STEF, Sea Turtle Egg Fusariosis) alerta sobre la necesidad de controlar esta patología en el diseño de planes conservación de estas especies amenazadas, alguna de las cuales están en peligro crítico de extinción en regiones biogeográficas concretas como el Pacifico’, señala Javier Diéguez-Uribeondo, científico del Real Jardín Botánico (CSIC) e investigador principal del estudio.

Las primeras mortalidades masivas en anidaciones de tortugas marinas se registran en Cabo Verde en 2010 por los del investigador del CSIC Javier Diéguez Uribeondo, y Adolfo Marco. ’Posteriores estudios de los microrganismos aislados de estas áreas afectadas permitieron conocer las especies patógenas involucradas’, comenta Diéguez-Uribeondo.

’Las dos especies patógenas pertenecen al género Fusarium y se han detectado en todas las especies de tortugas marinas, y áreas de anidación estudiadas: Australia, Cabo Verde, Colombia, Costa Rica, Ecuador, España, Estados Unidos, Gabón, o Islas Ascensión’, añade el investigador. Este estudio alerta sobre la necesidad de aumentar el conocimiento sobre la biología y diversidad genética de estos patógenos.

El estudio lo han realizado investigadores del laboratorio de hongos patógenos emergentes del Real Jardín Botánico (CSIC) en colaboración con investigadores de las Universidades de Pennsylvania y California y el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA).

La investigación ha sido posible gracias al trabajo con las colecciones de cultivos de patógenos del género Fusarium del Real Jardín Botánico. Además, este centro de investigación posee colecciones de hongos relacionados con el declive de la biodiversidad con un total de más de 3.000 ejemplares y secuencias de ADN para el estudio de enfermedades emergentes en especies amenazadas.


Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante una vez al mes y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.